Cuando un error tipográfico te arruina la vida



Hace algunos días, en El País, Isabel Rubio nos advertía de lo importante que es cuidar el lenguaje y lo decisivas que son a veces las palabras y su correcto uso.
Cartel en una autopista de Honolulú en 2018 anunciando que la alerta de un ataque fue un error.
Cartel en una autopista de Honolulú en 2018 anunciando que la alerta de un ataque fue un error (imagen tomada del diario El País). 

Leyéndolo nos damos cuenta de que no hay "errores sin importancia". Esos deslices, por los que pretendemos ser perdonados como si nada, suponen en ocasiones que un avión que debería aterrizar en Kuala Lumpur, Malasia, lo haga en Melbourne, Australia. En fin...

Lee el artículo completo aquí.

Comentarios

Entradas populares de este blog

Poetas durante un par de segundos

Más lecturas para el verano

Ferlosio pasa a la teoría